La importancia del ciclo de crédito, para el bolsillo de los colombianos

Juan Carlos Rojas Presidente de Colcob, conversó en días pasados con Blomberg, medio internacional especializado en finanzas, sobre la importancia del sector de crédito y cobranza para el país.

 Las compañías que hacen parte integral del ciclo de crédito, son un termómetro que nos permite medir, cómo está la economía del país. Pero, ¿cómo podemos medir ese termómetro de la economía? reconociendo que las compañías que hacen parte integral de ciclo de crédito, nos permiten leer la economía de los hogares y de las distintas industrias del país.

Cuando la recuperación de la cartera vencida se ve afectada, las áreas de riesgo restringen la colocación de créditos, pero en la medida en la que los indicadores comienzan a sanearse, se genera tranquilidad  en las aéreas de riesgo, quienes empiezan a irrigar más  créditos al mercado y eso se refleja en el comportamiento del crecimiento del consumo, la industria manufacturera, de vivienda y vehículo.

Son estos indicadores los que comienza a manifestar tendencias positivas en la economía, de ahí que sean las empresas que integran el ciclo del crédito, un factor fundamental que nos permite medir el estado de la economía del país.

Las compañías del sector asociadas a las actividades de cobranza y las entidades originadoras, tienen un rol fundamental, en la medida en que,  buscan  facilitar las variables que las áreas de riesgo analizan y que los indicadores reflejan en el comportamiento, permitiendo que la economía siga dinamizada a través del otorgamiento del crédito. Por eso, es importante entender que, aunque el proceso de cobranza siempre se ve con un componente negativo dentro del ciclo, es indispensable para el adecuado dinamismo económico.

EL pensamiento general se ubica en que a todos les gusta que les presten plata, pero a nadie le gusta que le cobren;  sin embargo, lo que hay que entender en este ciclo,  es que las compañías que recuperan cartera lo que realmente hacen dentro del ciclo, es garantizar que los recursos que están captados dentro del sistema financiero, que realmente son los recursos de los colombianos, retornen al bolsillo de ellos mismos, que  tengan la seguridad que el préstamo que se está haciendo mediante la intervención bancaria, realmente retorne al ciclo del otorgamiento de crédito.

Es decir, las empresas que realizan la gestión de cobranza, no están recuperando la plata de los bancos, están recuperando la plata de los colombianos, de los cuentahabientes que tienen depositados los recursos dentro del sector financiero. Y eso es una de las cosas que se convierte en un reto para que la población en general entienda, que el sistema financiero, es una estructura que canaliza recursos de la población, para irrigarlos en forma de crédito a las necesidades económicas del país, y que por tanto, se debe garantizar que esos recursos retornen al ciclo, para que los fondos que están entregados al sistema a través de las captaciones permanezcan ahí.

 

La satanización del modelo de cobranza, ha afectado mucho al sistema, el término es peyorativo, pero es importante que se pueda entender que se está cobrando su misma plata, pues de lo contrario ese dinero se pierde, y  ese es el gran reto de percibir, como funciona el ciclo del sistema, y el rol fundamental que cumplen las compañías de cobranza que hacen parte de la asociación (COLCOB).

Por tal motivo, se ha venido perfeccionado las prácticas y su ejecución alrededor de las actividades de cobranza, desde el punto de vista de la profesionalización y capacitación de las personas involucradas en esos procesos, y en la aplicación de nuevas tecnologías para hacer mucho más amigable y eficiente el proceso de cobranza.

En ese orden de ideas, de la mano con la Superintendencia financiera, COLCOB  han venido trabajando en procesos de calidad para sus asociados como es La Guía de Mejores Prácticas en el servicio de la cobranza; la cual, ha permitido ver una disminución  bastante evidente en los indicadores de quejas, que presentó la Superfinanciera en el pasado 15° Congreso Internacional de Crédito y Cobranza.

Así mismo, estas Buenas Prácticas han tenido ventajas propias para que la gente pueda normalizar sus créditos y seguir dentro de esa mecánica, es decir, que puedan seguir dentro del ciclo de otorgamiento de crédito, que finalmente es lo que hace dinámica una economía. 

En este momento el crecimiento del ciclo es positivo y lo podemos ver reflejado en la cartera, cuando se empieza a ver en el 4.5 el crecimiento del crédito en el sistema. Si tienes un país creciendo al 3% y tienes una cartera de crédito creciendo al 4.5, tienes un crecimiento real en la colocación de crédito, eso quiere decir que tienes una dinámica positiva, es lo que analizamos desde el punto de vista de empresas y desde la asociación.

Hay una percepción crítica y negativa sobre la situación del país, pero los indicadores generales muestran una situación positiva sobre el comportamiento económico. Las cifras de inflación, del crecimiento económico, crecimiento de la cartera, del consumo de energía, el crecimiento manufacturero, incluso de la tasa de cambio; lo que ha dejado ver es un incremento de la inversión extranjera directa, incluso desde el punto de vista fiscal, donde el país ya está cuadrando las cuentas.

Los indicadores generales del país son muy positivos, desde la asociación vemos  un panorama alentador alrededor del crecimiento económico, lo que debemos es trabajar en los temas de percepción general de la población, que hasta el momento ha sido un poco critica, pero en realidad las cifras dicen todo lo contrario, y nos están demostrando lo contrario.

 

Boletín de Noticias

News letter